La caja fuerte.

Caja fuerte

Si hablamos de caja fuerte o caja de seguridad, seguramente te vendrá a la mente un compartimento de metal pesado con una rueda de combinación donde se esconden valiosas pertenencias y escondida tras un cuadro colgado en la pared ¿verdad?, y aunque esto pase en las películas, estas en lo cierto, ya que utilizamos este tipo de seguridad con la idea de poder guardar elementos de valor y preservarlos gracias a claves secretas o combinaciones numéricas.

¿Pero, que fue de la primera caja fuerte?

Existen versiones de lo que puede ser llamado caja fuerte, desarrolladas antes de la época medieval.

Estas consistían en reforzar los cofres de madera con bandas de hierro martillado,la cual esta técnica se inicio por razones estéticas.

Tras esto, se realizo la elaboración de cofres completamente construidos en hierro fundido.

En el siglo XVIII y con el desarrollo de la metalurgia, los responsables de seguridad tienen toda la tecnología disponible para construir cajas de seguridad lo suficientemente seguras.

Jesse Delano realizó la fabricación de cofres de hierro en Nueva York, y en 1826 patentó un gran avance en las cajas de seguridad, mejorando la saturación de la madera con una solución de alumbre y hidróxido potásico y revestida a partes iguales de cal, mica, grafito y arcilla, con el principal propósito de convertirla en incombustible.

Estas ¨cajas de hierro¨, como se las llamaba, fueron populares entrado en siglo XIX, ya que estaban diseñadas para obtener una protección contra el robo, aunque no ofrecía ninguna protección contra el fuego,el agua o el polvo.

En 1835 los hermanos Charles y Jeremías Chubb solicitaron la primera patente de una resistencia antirrobo y con esta tecnología empezaron a producir cajas de seguridad de forma industrial en la fabrica, en la cual ya producían cerraduras.

Joseph Loch aseguró inventar la combinación mecánica de disco en 1878 y que se sigue utilizando de forma habitual, pero no fue hasta 1886 cuando se produjo el avance más importante, ya que Henry Brown patentó una caja de almacenamiento y conservación de documentos, realizada en metal forjado con cierre mediante llave y diversas ranuras para la organización de documentos.

Se le suele considerar el inventor de la caja de seguridad como hoy la entendemos.

Actualmente y gracias a los avances tecnológicos, las cajas de seguridad utilizan sistemas mucho más modernos y sofisticados como el digitar una contraseña generalmente numérica, o el método biometrico que realiza la apertura gracias al lector de huellas digitales o lector del iris.