¿Qué les pasa a las cerraduras con el frio?

A veces cuando llega el invierno, podemos encontrarnos con la situación de que no podemos abrir las puertas de casa o de la oficina o incluso del coche. Así que nos quedamos, sin saber muy bien que hacer, pasando frío al otro lado de la puerta y sin poder entrar.

Las cerraduras se congelan

Esto suele pasar, principalmente, porque debido al frio la cerradura puede llegar a congelarse y sin saberlo podemos llegar a romper la llave al tratar de abrir o que nuestra cerradura se bloquee. En cualquier caso, si vemos que la llave no gira o no se abre la puerta no tenemos que utilizar la fuerza.

Y aunque suele pasar más a menudo en candados y cerraduras de automóviles, también puede llegar a ocurrir en los bombines de las puertas.

La razón principal suele ser la humedad del aire que lleva en temperaturas extremas a que las cerraduras se congelen. Por ello y para evitarlo, el paso fundamental a seguir será el proteger nuestras cerraduras dificultando el paso de la lluvia o nieve a estas.

En el caso de los automóviles que suelen descansar en la calle esto será mas difícil, pero por lo general ya cuentan de serie con bloqueadores en la propia cerradura, por lo que el consejo a seguir será cambiarlos en el caso que estos bloqueos se rompan.

cerradura-congelada-kJaG--620x349@abc

Otra opción para proteger tu cerradura será, utilizar aceites especiales, estos formarán una capa protectora sobre las cerraduras que logrará evitar que la humedad las congele. Esto es aconsejable hacerlo unas tres veces a año, previamente a posibles heladas, en invierno y en primavera, aunque en el caso de puertas que se utilizan muy a menudo, se deberá lubricar mensualmente.

Si nos encontramos con que la cerradura ya este congelada, también existen aceites especiales que pueden ayudar a descongelarla. Ya que derriten el hielo y secan la humedad.

Otra causa de congelación que no siempre se tiene en cuenta es aquella que se produce una vez lavamos el coche, al no hacer un buen secado en épocas de frio. En cualquier caso y como ya hemos dicho el método más rápido para descongelar una cerradura será teniendo a mano productos descongelantes. Aunque si tienes mucha prisa y no tienes estos productos quizás tengas suerte y alguna de las puertas, puede que si que se abra.